Cuentos en la Atalaya: Humano.

Por un segundo prend la mecha y se hizo humano. La pólvora desprendía ese olor que tanto le gustaba previo a la muerte. Había colocado a conciencia las cargas de explosivos de forma que ningún niño ni adulto escapase a la explosión. Todo estaba previsto matemáticamente, el margen de error, nulo.
Una ostia en toda la cara
lo despertó de su ensoñación, a su alrededor las miradas de burla de sus compañeros, sus carcajadas  se escuchaban en todo el colegio.

Con la palma de la mano derecha roja de la bofetada que le acababa de propinar, el profesor de física estaba plantado en frente suya con su actitud y su cara burlona. -¿Quiere otra píldora para despertarle señor García?- El las llama así; píldoras para despertar a alumnos ensoñadores. –No gracias, señor… creo que ya estoy lo suficientemente despierto –

La clase emitió sus últimas risas y él formó firme como un robot.
Regres
ó a la actitud que tanto les gustaba a sus tutores; la de seres inertes sin rasgos de humanidad, futuras herramientas perfectas para el partido. Pero en una parte de su cerebro aislada al control de aquellos instructores diabólicos bullían ideas de libertad.
Una vez
sintió el olor a pólvora; fue cuando lo secuestraron, cuando lo arrebataron de su familia para llevarlo con ellos a su locura…
De vez en cuando
aun le administran píldoras, pero ya no le importa, es más importante la liberación de su mente.

Por un segundo prende la mecha y saltan todos en pedazos, entonces, regresa con su familia al poblado, y, aunque sabe que están todos muertos, los resucita y celebra una fiesta con ellos por su venganza.

Gallego Rey: Últimamente tengo muy presente el libro de Orwell 1984, será porque cuanto más evolucionado es nuestro planeta, cuanta más tecnología nos rodea, tengo la sensación de que, efectivamente, como la obra del gran Julio Verne, la de Orwell es un preludio de lo que nos ocurrirá en un futuro quizás no tan lejano.
No sé si nosotros seremos los últimos bastiones de una sociedad en peligro claro de extinción, quizás exagere, no lo dudo pero, últimamente parece que los mandamases están muy preocupados en controlarlo todo, en guiarnos por nuestro bien hacia una sociedad marcada por los dictados de la elite gobernante.
Ojalá solo sean miedos internos frutos de tanta lectura, ¿Quién sabe?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s