San Pantaleón, o el paradigma de Don Mariano.

San Pantaleón.

En Doctrina Cristiana, nombre del catecismo del padre Astete (1537-1601) que llegó a las 600 ediciones, se encuentra el origen de la famosa frase: “Doctores tiene la iglesia”,  que es en más o menos riguroso orden de las más utilizadas por Don Mariano, el nuestro presidente, para explicar las sus razones para actuar como actúa:

-Además del credo y los Artículos, ¿creéis otras cosas?
-Sí, padre, todo lo que cree y enseña la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana.
-¿Qué cosas son esas?
-Eso no me lo pregunte a mí que soy ignorante. Doctores tiene la Santa Madre Iglesia que os sabrán responder.

Don Mariano, el nuestro presidente, carece de la santidad del santo mártir Pantaleón, aunque de filosofía y retórica anda de estudios como el santo varón, que se murió de muerte natural después de ser decapitado al pie de una higuera seca, la cual hizo rejuvenecer gracias a su sangre derramada, y de ahí el milagro que obra en su curriculum para acceder a un puesto en el santoral.

Dícese que es bueno encomendarse a San Pantaleón cuando se tiene dolor de cabeza, y en eso debe andar Don Mariano, el nuestro presidente, además de para pedirle al milagroso sanador de higueras que le guíe en el uso del Escalpelo, utensilio bien conocido por el santo ya que antes de cristiano lo fue médico, como su padre.

En medicina política los cirujanos suelen ser los menos afamados de entre los doctores, y, de entre todos los que nos podía tocar a los españoles en el turno de oficio en el que se ha convertido la gobernabilidad de nuestro país, Don Mariano no goza de un curriculum como para que nos dejemos anestesiar para pasar al quirófano con todas las de la ley.

Obras son amores, y no buenas razones, que ya lo decía Juan, el Evangelista, cuando aquello de;

No amemos solamente con la lengua y de palabra sino con obras y de verdad. En esto conoceremos que somos de la verdad y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche de algo.” (1 Jn. 3, 18-24)”

Y es por eso que lo mismo Don Mariano se está pensando muy mucho lo de abrir la boca para sermonearnos con sus virtudes y las de su gobierno, y se espere que con las razones de su cirugía los demás nos demos cuenta de que en él y sus obras reside la verdad.

España se está quedando como la higuera seca en la que se obró el milagro de la santidad de Pantaleón, y no escasean infieles a la doctrina del nuestro presidente, ni ganas de santificarlo de muerte natural decapitando su cabeza para que de su sangre se alimenten las raíces de la higuera.

Bueno es que lo sepa.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Si algo nos enseñan los treinta y tres años de democracia es que más vale recortar con silencio o simulación que con estrépito y claridad. Su silencio y su insipidez son coherentes con la mercadocracia en la que los líderes políticos (éstos) son fieles gestores los verdaderos “jefes de todo esto”, que hablan con sus mensajes apocalíticos desde su opresión difusa.

    Me voy a la manifestación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s