La España de Don Tancredo, o como papar moscas mientras nos roban la vida

Lamentándolo mucho, hay que reconocer que el futuro del ciudadano medio de España en general, y la región de Murcia en particular, se está convirtiendo en una suerte de “corto plazismo” en donde cualquier mira más allá de unas pocas fechas no tiene ningún sentido, en tanto en cuanto ya no hay garantías de nada en materia laboral, ni de uso y beneficio de los servicios públicos que pagamos sin rechistar con nuestros esfuerzos.

Quién pueda presumir de un puesto de trabajo seguro sine die es un afortunado, o un político…

Ni los funcionarios del estado pueden dormir tranquilos ahora. Aparte de recortes de salario, pagas extras y otros derechos, su “idílica” situación de estabilidad laboral se está viendo amenazada por el modelo de gestión de lo público que el PP nos quiere imponer a toda costa.

Ya no solo cierran empresas privadas o se despide masivamente a trabajadores al albur de la última reforma laboral criminal y abyecta, pensada para dar el paso siguiente en esta política de terror y amedrentamiento al ciudadano comenzada hace varios años y que progresivamente nos ha ido acorralando entre un futuro sin esperanza y un presente de desesperación para ya buena parte de la sociedad civil española. Ahora toca cargarse lo público para seguir puliendo un nuevo orden de “imposición democrática”, donde los ciudadanos carezcan de más derechos que el de ir a votar cada cierto tiempo para elegir entre las mismas caras y sinvergüenzas.

La Europa de la señora Angela  Merkel y sus socios en la sombra asienten ante las medidas de “reconducción” de nuestro país hacia un estado más favorable a sus intereses, con la connivencia de la casta política con más hijo putas por puestos a ocupar que jamás haya conocido la península ibérica, excepciones honrosas y muy contadas aparte.

Estamos siendo testigos en primera fila del “espectáculo” de cómo nos saquean y roban lo más importante que podemos tener como individuos y sociedad: la libertad. Y para desviar nuestra atención sobre lo importante, los organizadores de la velada dirigen los focos hacia lo accesorio, como por ejemplo la supuesta intención de los catalanes de independizarse, que no se lo creen ni ellos, pero distrae al personal que da gusto y enfrenta a las personas y pueblos de España, que es de lo que se trata para que a los filibusteros con patente de corso que nos gobiernan no se les toque ni un pelo. O el supuesto debate interno dentro del mal llamado Partido Socialista Obrero Español, que no es más que un quítate tú para ponerme yo, pasando por la representación de mal gusto de Don Tancredo que el presidente del gobierno nos ofrece cada día: estático en medio del ruedo camuflado de blanco mármol a esperas de que no lo pille el toro, diciendo que no está por la labor de hacer lo que sin duda hace, pero que lo hace con pena de hacerlo, por si cuela el lamento…

¿Y los medios de comunicación? Pues estos arrean lo que pueden y arriman el ascua a la sardina de quienes más les paguen, que una vez extinguidas las líneas editoriales ideológicas para sustituirlas por papel moneda ya les da igual mentir hacia un lado que hacia el otro; si total, a los ciudadanos nos toman por imbéciles.

Y así estamos que terminaremos pagando el puto euro por receta, y dos, y tres, y la receta íntegra porque la sanidad la privatizarán para dejarla en manos de cuatro colegas más hijo putas que los propios políticos, que por encima terminarán pagando con el mismo dinero que nos están robando ahora y desde hace mucho tiempo.

Negocio redondo eso de quedarse con las propiedades del pueblo pagando con el dinero sustraído al pueblo…

Y además nos echarán a la calle en nuestros trabajos para sustituirnos por otros más desesperados, más famélicos y dispuestos a decir que sí a todo con los pantalones bajados, para dentro de unos años ser nosotros el rostro desesperado de la necesidad que les arrebata a ellos las migas del sustento que nos espera, y vuelta a empezar.

De eso ya se han encargado los “principales sindicatos” con su reparto a conciencia de vaselina para todos, que ya no se salvarán ni los funcionarios, esos que se creían que con ellos no iba la bronca y que nunca quisieron poner sus barbas a remojo viendo las del vecino cortar, y ahora se ven amenazados con perder lo que creían imperdible. Craso error…

Joder, y yo hoy que me levanté con alegría y me disponía a escribir algo que me llenase de esperanza… ¡pero si es que no nos dejan vivir!

Anuncios

3 Comentarios

  1. Pingback: La España de Don Tancredo, o como papar moscar mientras nos roban la vida

  2. Pingback: La España de Don Tancredo, o como papar moscar mientras nos roban la vida | mamas.CO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s