No hay camposantos tan amplios por muy ancha que sea Castilla.

Pues sí, una vez más, ahora que las desgracias se empiezan a computar con muertos encima de la mesa España se mueve, al menos esa España cainita y deplorable representada por los dos grandes partidos políticos y buena parte del poder judicial que no es más que el reflejo y representación de los usurpadores de la democracia, léase PP y PSOE, por si no estaba claro.

Ahora que las ventanas, terrazas y balcones de la geografía española son los últimos testigos mudos de unas vidas que se van para no quedarse entre nosotros carentes de vida, ahora sí, han descubierto la pólvora quienes han prendido la mecha que nos está haciendo saltar por los aires de la miseria.

La ley hipotecara es injusta, a buenas horas mangas verdes contesta la sabiduría popular. Pero no era injusta hasta hace pocas fechas, cuando los sueños de muchos, demasiados, se tornaban en pesadilla y aquí se aguantaba estoicamente la afrenta, con los bártulos a cuestas y un puñado de vidas rotas esperando cola para adquirir un lugar bajo el puente donde admirar la bóveda celeste en todo su esplendor y miseria.

Ahora que la música celestial les ha sido negada a muchos cientos de miles de ciudadanos y que el mal ya está hecho, repito que ahora y no antes, es cuando los que confeccionan las medallas que unos pocos quieren ponerse se ponen manos a la obra, y por fin de la burra se han caído aunque sobre un mullido colchón de rosas sin espinas para no clavarse ellos mismos la ignominia de su culpabilidad, y reconocen que esto no está bien y que hay que cambiar no una coma de la ley hipotecaria, sino todo su articulado, o los cementerios pronto escupirán  lápidas con nombres ya difuntos para hacer sitito a otros que también aspiran a descansar en paz lejos de esta vida de injusticias y miseria…

No hay camposantos tan amplios por muy ancha que sea Castilla.

Los jueces no se habían enterado hasta la presente que desahuciar a familias enteras conllevaba dolor y pobreza. No lo sabían.

Los gobernantes no se habían enterado que el pueblo pasaba hambre y penurias hasta que la miseria llamó a las puertas de sus palacios de cristal. No se habían enterado…

Y la constitución española, como siempre, papel mojado, artículos escritos para cambiar un dictador por una dictadura de mecha retardada que habría de hacernos volar por los aires sin alcanzar el cielo de los justos.

Ahora resulta que es injusto dejar en la calle a padres y madres con sus hijos, a jóvenes envejecidos por el peso de un futuro que ya nunca tendrán…

Ahora, como siempre pasa en este país, ahora que la herida gangrena buena parte del cuerpo procedemos a operar al herido para salvar al menos una parte del mismo que le permita seguir trabajando en la hacienda, o los “señoritos” se quedarán sin esclavos a los que explotar.

Ahora…

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s