La transición española; esa puta maltratada (III)

Transición española 1

Ya somos demócratas Manuel. Y que tú lo digas, Santiago

La realidad es tan tozuda que impide a muchos deformar la historia para así convertirla en lo que les hubiese gustado que pasase -pero no ha pasado-,  evitando dar por buenas sus manipulaciones y esa realidad paralela que solo habita en lo más profundo de sus mentes.

La Transición Española da para mucho juego, la verdad. ¿Quienes son los que zarandean el hecho histórico de un transición que nos ha permitido pasar de un régimen dictatorial a uno plenamente democrático? ¿Quienes acusan de estafa a la democracia en este país? Pues por una parte aquellos que nos han gobernado por más tiempo en este periodo histórico (PSOE), y por otra aquellos otros que creen que el mejor sistema de gobierno para este país sería una dictadura del socialismo al estilo de la antigua Unión Soviética, con sus Gulag para mayor gloria de los Továrisch del nuevo orden, (IU). Sin olvidarnos de los partidos nacionalistas periféricos y los del tiro en la nuca.

Que un partido como el PSOE , sin duda el que más ha contribuido a los cambios acaecidos en España en las últimas tres décadas, nos salga ahora con clarinetes y trompetas anunciando que algo huele a podrido en Dinamarca, y no son ellos…

Que un partido que ha ostentado el poder durante casi  dos tercios del tiempo que llevamos viviendo en democracia, habiendo hecho y deshecho a su antojo, nos quiera vender la moto de que los problemas de nuestro país son culpa de la derecha heredera del franquismo…

Que toda esa masa de votantes, simpatizantes y admiradores de ese partido salga ahora a la calle para exigir más democracia, cuando precisamente ese partido ha dejado por dos veces a este país en la ruina económica y social…

Que las mismas caras conocidas de famosos, famosetes, y besa culos que de siempre se han posicionado de lado de la izquierda española, y que tanto chillan pidiendo la destrucción del estado para crear otro nuevo a su imagen y semejanza, sean los mismos que estos días han mostrado todo su apoyo a los presos asesinos de ETA…

Porque sí, también en estas están las huestes de IU, con sus utópicos personajes más conocidos por robar en supermercados y que a la hora de la verdad se posicionan en su lugar natural: al lado de, y defendiendo a los etarras.

Da mucho juego esto de la Transición Española, ¿Lo ven?

Si es que para la izquierda española la Transición, la Democracia, e incluso la dictadura franquista no son más que coartadas a esgrimir cada vez que dejan de tocar el pelo del poder. ¿Cómo se atreve esta gente a denunciar que vivimos en una dictadura si ellos nos han llevado de la mano hacia el precipicio?  ¿Cómo se atreven a decir que todo es una farsa cuando ellos son los principales artífices de la misma?…

Leo: El socialismo es posible. ¿Dónde, cuando, socialismo? No, no puede ser. Pretender conjugar  socialismo y democracia para ofrecer armonía es como pretender que un oso copule con una hormiga y decir después que fruto de la relación se ha creado una nueva especie: El Oso Hormiguero…

En lo que sí estoy de acuerdo con toda esta troupe, es que para ellos vivir en democracia les debe resultar chirriante… cuando no son los que ordenan y mandan. Al fin y al cabo fueron los socialistas los que prostituyeron su propio ideario renunciando al marxismo y abrazando el capitalismo para poder entrar en el juego democrático. Y los comunistas de IU, siempre en fuera de juego, abrazando farolas mediáticas y revoluciones allende nuestras fronteras, siempre al lado de saltimbanquis y demócratas de toda la vida, como Chávez en Venezuela o los hermanos Castro en Cuba. O qué decir de Bildu, “ese grupo de demócratas donde los haya, un bastión frente a la intolerancia y represión del estado español” -modo irónico- que de siempre se han manifestado con el lenguaje de los demócratas: el tiro en la nuca, la bomba lapa bajo el coche, el coche bomba en los centros comerciales… Sin olvidarnos de Esquerra Republicana de Cataluña, otros que proclaman que sus intenciones son pacíficas pero que quieren hundir al estado español y se imaginan una Cataluña soberana en base a una historia jamás contada y llena de mentiras y falsedades…

Pues no, ni el socialismo ni el comunismo en democracia es posible, por eso ahora quieren terminar con el estado de derecho, con las instituciones y con la libertad de todos los ciudadanos para imponer la suya, que no es libertad, sino esclavitud hacia una idea que nos ha dejado como herencia a la humanidad los casos de la antigua Unión Soviética, La Cuba Castrista , La Camboya de Pol Pot, o La China de Mao Tse Tung…  Aquí me gustaría recomendar  El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión (1997) y que cada cual se forme su propia opinión.

Como ven, la Transición española es una puta maltratada por sus chulos, por quienes la han exprimido al máximo y ahora que la ven vieja y ajada quieren desprenderse de ella para buscarse otra más joven y a su medida, por esos que dicen no creer en ella pero que han vivido a su cuenta sin reparar en gastos. Y un día de estos dejaré un artículo denunciando las mentiras socialistas y comunistas sobre su visión bondadosa del mundo, sobre sus falacias y la imposibilidad de llevar a cabo sus ideas a nivel global, y ya no digo en democracia, que es imposible, sino que sus ideas son una farsa que sustenta el modo de vida de muchos caraduras que se llenan los bolsillos con la cosa de la solidaridad y tal y tal…

La transición española; esa puta maltratada (II)

La bandera de la República ondea en el Ayuntamiento de San Sebastián.EFE/Juan Herrero

La bandera de la República ondea en el Ayuntamiento de San Sebastián.EFE/Juan Herrero

Añorar el pasado es correr tras el viento. Proverbio Ruso

De las cosas que uno se resiste a escribir resulta que al final son de las que más termina escribiendo. En este caso y regresando al tema de la transición española y el estado actual de nuestra democracia que, según ciertos grupos sociales asociados a la izquierda política española y a los nacionalistas periféricos, como todo ha sido una farsa impulsada por el heredero de Franco -El Rey-  para que todo cambiase y que siguiese todo igual a resultas del cambio, lo que piden abierta o veladamente es la vuelta a como poco la segunda República, la del año 1931, esa que según ellos era la panacea a todos los males de España. Es curioso que incluso desde ámbitos abiertamente separatistas avalen a la segunda República como garante de sus intenciones, incluso abrazando la bandera republicana como suya, porque veamos lo que decía la constitución republicana del año 1931 en alguno de sus artículos para compararlos a la actual:

Artículo 2. Todos los españoles son iguales ante la ley.

Artículo 4. El castellano es el idioma oficial de la República. Todo español tiene obligación de saberlo y derecho de usarlo, sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconozcan a las lenguas de las provincias o regiones. Salvo lo que se disponga en leyes especiales, a nadie se le podrá exigir el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional.

Artículo 5. La capitalidad de la República se fija en Madrid.

Artículo 12. Para la aprobación del Estatuto de la región autónoma se requieren las siguientes condiciones:   a) Que lo proponga la mayoría de sus Ayuntamientos o, cuando menos, aquellos cuyos Municipios comprendan las dos terceras partes del Censo electoral de la región.   b) Que lo acepten, por el procedimiento que señale la ley Electoral, por lo menos las dos terceras partes de los electores inscritos en el Censo de la región. Si el plebiscito fuere negativo, no podrá renovarse la propuesta de autonomía hasta transcurridos cinco años.   c) Que lo aprueben las Cortes.

Artículo 17. En las regiones autónomas no se podrá regular ninguna materia con diferencia de trato entre los naturales del país y los demás españoles.

Artículo 19. El Estado podrá fijar, por medio de una ley, aquellas bases a que habrán de ajustarse las disposiciones legislativas de las regiones autónomas, cuando así lo exigiera la armonía entre los intereses locales y el interés general de la República. Corresponde al Tribunal de Garantías Constitucionales la apreciación previa de esta necesidad.

Artículo 25. No podrán ser fundamentos de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas.

Artículo 67. El Presidente de la República es el jefe del Estado y personifica a la Nación.

Artículo 27. La libertad de conciencia y el derecho de profesar y practicar libremente cualquier religión quedan garantizados en el territorio español, salvo el respeto debido a las exigencias de la moral pública.

Para leer la constitución de la República del 31 entera pinchar aquí

Huelga decir que una República podría estar presidida por un político de derechas, como Rajoy, ya que se tiende a confundir República con gobierno de izquierdas, y queda manifiestamente claro que la mayoría de las personas que defienden la vuela a la segunda República o son unas cachondas o directamente idiotas. Y esto lo suscribe un republicano de pro, pero no un nostálgico de nada. A por una tercera República, sí, pero moderna, eficaz, de todos y para todos los españoles y federal a poder ser.

Como decía en el anterior artículo , no, no hemos cambiado nada… ¡País!

PD- La documentación para este artículo está extractada del blog de Betawriter, aunque no por ello me he inspirado en su artículo para escribir esta entrada, sino que como se puede comprobar es una continuación de otro artículo anterior sobre el tema. Espero que el autor o autora de dicho blog quede satisfecho/a con esta aclaración.

La transición española; esa puta maltratada…

holgazanes

Nuca tuvieron tanta libertad, pero se quejan.

El hombre nunca ha encontrado una definición para la palabra libertad.

El artículo de hoy es de los que no se me habían pasado por la cabeza escribir, y no porque no me interese el tema, sino porque lo tengo ya muy aburrido y me da pereza hablar de aquellas cosas o temas que están muy manidos.

El Rey  de todos los españoles ha sido entrevistado como agasajo por su 75 cumpleaños, y como era de esperar no ha dicho nada interesante. Quizás, desde aquel ¡Por qué no te callas! Al Rey no se le ha escuchado nada trascendente para los oídos de los españoles, salvo aquel otro; no lo volveré a hacer, tras la cacería de elefantes de la que supimos casi de milagro. Qué otras cosas no sabremos los españoles y que el Rey se calla, eso nunca lo sabremos o lo sabremos tarde.

Pero a mí de la entrevista de la nada solo me interesan sus reacciones, así, mientras para el PP ha sido una entrevista correcta y muy bien traída, al igual que para el PSOE -aunque este partido ahora mismo juegue a la ambigüedad con sus mensajes-, para buena parte de la oposición ha sido poco menos que un insulto que el Rey no hubiese profundizado en los asuntos latentes de la Corona de España, la situación actual del país etc. No tocaba, supongo (sic)

El mensaje que se está lanzando desde un sector de la sociedad es que esta democracia ya no vale, añadiendo además que la transición española no ha sido tal, sino una farsa de la cual el Rey es casi el máximo culpable…

Es curioso que los vivos de hoy echen las culpas de sus problemas a los muertos del pasado, incluso a algunos muertos que gozan de buena salud. La transición es una farsa porque no ha habido tal cambio, dicen. (…)

transición s. f.

1   Situación o estado intermedio entre uno antiguo o pasado y otro nuevo, al que se llega tras un cambio: transición democrática.

Si la transición no ha sido tal, entonces que nos devuelvan el precio de las entradas del espectáculo, las papeletas con nuestros votos, el dinero invertido y mal gastado, las ilusiones prestadas y, sobre todo, regresemos al 78 del siglo pasado, eliminemos nuestro nombre de la OTAN, de la UE, eliminemos las Comunidades Autónomas, que los gays y lesbianas no se puedan casar, es más, que se encierren de nuevo en el armario, que el aborto esté penalizado por ley en todos sus supuestos, que circule la peseta, los mozos de reemplazo que regresen a sus destinos, fumemos de nuevo en donde nos venga en gana, que se aplique la ley de sobre peligrosidad y rehabilitación social… y no sigo porque me da pereza.

No, no hemos cambiado nada y esta transición no vale porque no nos da a cada uno de nosotros lo que nos apetece y pertenece por derecho universal. ¡País!

PD- Todos mis respetos hacia las mujeres que libremente ejercen la prostitución, y hacia aquellas otras que la ejercen aún sin saberlo.