Consumir kultura mata.

Hace un par de años por estas mismas fechas cayeron en mis manos -ávidas siempre de recibir libros nuevos-, un par de novelas como regalo de reyes de parte de mi mujer: El lector de cadáveres, de Antonio Garrido, e Imperio Perdido de Clive Cussler. Reconozco que en un principio no me ilusionaron lo más mínimo. Por aquellos días estaba enfrascado en la lectura de varios de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós y, a decir verdad, no me apetecía dejar de conocer las andanzas de Gabriel de Araceli para ponerme a leer aquellos libros. Pero al cabo de un tiempo y por no hacerle el feo a mi mujer de no leer lo que con tanto amor me había regalado, comencé con El lector de cadáveres, thriller histórico excepcional que sitúa en la China medieval la trama de su historia. Y así empiezo este artículo.

Hace poco descubrí en twitter el perfil de un escritor español desconocido, pero de un talento extraordinario, al menos hasta donde lo he podido leer: José Antonio del Pozo @joseantoniodelp. Y como cosa de te retuiteo, me retuiteas, me hablas, te contesto, nos hablamos y conocemos, llegamos a intercambiar impresiones sobre su primer libro publicado y que recomiendo. En su perfil de twitter lo encontraréis: Las historias de un bobo con ínfulas. El caso es que de alguna manera ambos, él con más razones que yo, clamábamos sobre la tremenda dificultad que hoy en día tienen los nuevos escritores con verdadero talento para darse a conocer entre tanto pastoreo y tráfico de estupideces. Naturalmente, ambos estamos de acuerdo en que el personal es libre de leer lo que le plazca. faltaría. Lo que ocurre, y esto ya es solo mi opinión que no hago extensa a nadie más, es que el ”bobismo” iniciado en la era de Zapatero presidente ha dejado una profunda huella de mediocridad en el ambiente que costará un par de generaciones como poco borrar. Y eso si empezamos ya manos a la obra.

En España si haces las cosas regular no tienes problemas, si las haces mal siempre alguien ajeno tendrá la culpa, si las haces bien te mirarán con recelo, y si te sales de norma y las haces genial corres el riesgo de que te excluyan socialmente, salvo que tengas padrino, que no sé si será aun peor. Y en el mundo de la literatura, con tanta ”socialización” de medios a nuestro alcance, ya ni os cuento: si no estás en las redes sociales no existes, y si estás y destacas al margen del dictado, date por lapidado con las piedras del ostracismo, las malas lenguas y la envidia de los bobos solemnes.

Como decía al principio, leí El Lector de cadáveres, y mi impresión fue tan buena que me puse a buscar en internet información sobre su autor, con el cual y de manera muy amable por su parte he podido intercambiar algunos correos electrónicos. Si la impresión de su novela me había dejado un gran sabor de boca, la de su autor superó con creces la primera. Y oigan, es un tipo normal; profesor universitario, escritor de éxito mundial – no exagero-, nada egocéntrico y muy cercano. Ygualito a la mayoría de ”bobistas” que sin haber empatado con nadie pululan por este mundo con ínfulas de grandes escritores.

Y es que en España, cierto, la cultura en general, y la literatura no podía ser menos, está en manos de los herederos de esa máxima socialista que dice que cualquier nulo tiene derecho a siglos de gloria. No se trata de que lo que hagas lo hagas bien o mal, y ahí va la segunda parte de este artículo: si no eres de izquierdas, lo llevas clarinete. La ”kultura” en manos de vendedores de humo, de correveydiles, de cejudos con el dedo atrofiado, de nuevos podemistas. De mierda. Para qué añadir más.

Todo el que no se posicione cercano al ”bobismo” no come, no publica, no hace cine, exposiciones etc. Padrinos aparte, que en la derecha escasean por la rendición de la misma en materia cultural. Y si hablamos de las redes sociales, esos boletines oficiales del régimen escatológico, la proporción es de cien a uno: por cada persona libre que no traga con el invento, cien insultando, vejando, ninguneando y señalando al disidente. Y claro, quién puede así salirse del círculo en el que nos han metido. Nadie.

Por eso recomiendo el libro de José Antonio del Pozo @joseantoniodelp, sus artículos de opinión; obras maestras de ingenio y manejo del oficio de escritor. Y además, para no aburrir, recomiendo un consumo prudente de ”kultura”, pues produce atrofia mental, cabreos varios y subida de egos innecesarias.

PD- Las opiniones aquí expresadas son solo mías. Y de nadie más

©@mareaxenaterra

Anuncios

2 Comentarios

    • En este caso no sólo no es innecesaria, sino fundamental. Con él se visibilizó lo que se sabia; y es que en España no cabía un tonto más. La diferencia es que Zapatero trajo Aires de grandeza para todos esos tontos. Es una cuestión de principios, y en este blog se puede comprobar que no me inclino a hablar de políticos por cuestiones de filias o fobias; es que me parecen igual de imbéciles casi todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s