Tragedia Mía (Poema)

Ya puedes tragedia mía vestir las ropas de llantos                                                 los años partidos nos convocan aquí,                                                                         en este Noviembre de lutos,                                                                                     y la parte perdida de lo que somos                                                                        asoma al precipicio que nos reclama futuros de tierra                                             y sacrificios de sangre para nuevos olvidos.

Las plañideras descansan de lágrimas fingidas                                                       y nos asimos al momento delante del féretro                                                           que en cenizas camina a lomos del viento.                                                               La mar, como cloaca,                                                                                               absorbe los pecados henchida de hartazgo                                                               y nuestros nombres en blanco mármol descansan                                                   de repartir flores por los cementerios que habitamos,                                           solemnes, sobrios dioses incinerados.

¡Qué tan poco se necesita para la nada!                                                                   y aún así regateamos el morir dignamente,                                                             y resarcirnos de caminar entre los vivos sin más                                               sustancia que arrastrar el peso de la duda que nos envejece.

Como los árboles, partimos la tierra en busca de alimentos para otros,               pero el morir de pie no nos es digno                                                                        y nos inclinamos sumisos y humildes.                                                                       Tampoco florecen nuestras almas,                                                                           ni en otoño depositamos hoja alguna de lo que somos, o fuimos,                         sobre la tierra que nos aborrece.

Nos espera lentamente el invierno para hacer escarcha                                      de nuestros cuerpos, torsos desnudos esperando                                                    crujir pisoteados por otros que ya ocupan su lugar,                                              y sus flores, y sus llantos;                                                                                     sus carnes jóvenes aún indemnes de                                                                       reclamarnos nada y que nada respetan.

Hace frío en este Noviembre de lutos                                                                      y las máscaras y las mortajas no llegan para calentarnos,                                     mientras construimos piedra a piedra los muros de los cementerios,                   así que ya puedes tragedia mía, vestir las ropas de llantos.

Gallego Rey. De La Fragua Del Viento. DL- MU 1333-2014 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS @mareaxenaterra

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s