Por Dios, Franco, El Rey y cierra España.

¡Ah! cabrones circuncidados, putas viejas y rameras de coños nuevos que se restriegan por los templos en busca de un polvo por misericordia. Este es el reino que a mala fe mi padre, seboso cabrón, me ha dejado a mí, El Príncipe, en herencia. Hijos de las mil putas, cuarenta años aguantando, tantas y tantas tonterías de astrólogos y astrónomos que pronosticaban gloria para Nos, para esta fanfarria. Qué penosa extravagancia, qué perseverante ilusión la mía.

Aquí está todo fuera de lugar, eso es evidente. ¿Qué se deduce de ello? Satanás se ha encarnado en este pueblo de haraganes, huéspedes de mi generosidad y benevolencia, prefacio de socialistas y curas hijos de puta y fornicadores. Pero vayamos por orden. En primer lugar, yo, El Príncipe, maté a mi padre por gusto. La corona está manchada de sangre, ¿Y qué? También los hombres mataron a Dios y no por eso Dios deja de ser Dios. Yo soy El Príncipe por derecho de cuna, no soy ningún Bonaparte. En segundo lugar, esto es lo que siempre ha habido en esta tierra de intolerantes desde que a Torquemada lo enviaron a la hoguera por Santo Varón, en una señal inquietante de lo que nos esperaba al resto. Se ha perdido la moral de la Inquisición, y en su lugar ahora se adora a Marxistas, mamertos y  putas liberadas de pasar por la piedra. Y así nos va. También ha sido inutil explicar que los hombres no nacen iguales. Ahora lo mismo da ser hijo de un porquero que del mismo Agamenón,  que todos pretenden apellidarse como notables caballeros, aun sin tener honor ni pan para pagar la heráldica mentira. Aquí ya cabe todo el mundo a propósito de la tolerancia, qué curiosa contradicción viniendo de quienes tiran de acero a la mínima que se les lleve la contraria.

La libertad ha muerto porque ya no se respeta la figura del rey, ni de los Santos Apóstoles ni la de nuestro señor Jesús el Nazareno. A los aristócratas los han arrumbado hasta dejarlos de lado como a muebles viejos. Los castillos y nobles villas ahora son lupanares de ocio y bohemia mal entendida. Las vírgenes se compran virgos de pega y los hombres se dan por culo casi para no quedar mal vistos. El vicio entre mujeres lo veo mas natural por su condición de entretenimiento. Los maricones son otra cosa, y mas en publico.

Hacen falta pastores de almas, como el gran Caudillo Francisco, que el Altísimo lo tenga a su vera. Blasfemias por doquier, libelos, insidias y sevicia campando a sus anchas por Castilla. Vade retro me Satana, Numquam Suade Mihi Vana, y quien no sepa el glorioso Latín de nuestra iglesia de Roma que se joda y estudie. Perdón. Nunca hay que perder las formas.

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme….

Continuará… O no. ©Gallego Rey. Todo lo escrito aquí es obra de mi calenturienta mente y pretendida ironía. Si a alguien le molesta, es su problema. Si a alguien le gusta que lo comparta. Please.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Quiero entender que escribes desde la ironía pero evidentemente sabes que hieres las sensibilidades y el recuerdo de personas, que como mi abuelo fue condenado a muerte por ese mal llamado Caudillo, en latín era capitellium el cabeza o,guía. Y perdone usted Sr. Gallego de guia nada, más bien autoguía de su propia arrogancia y avaricia de poder. no quien dirige a su pueblo a un destino de vida complaciente en derechos y bienestar.
    Ser tolerante ideológicamente, moralmente, sexualmente y todas las mentes que desee, significa el respeto y la empatía hacía el otro.
    Y ¿qué tiene usted que yo no tenga o no merezca el respeto? El linaje es la justificación de unos pocos para avasallar a la mayoría.

    • Desde mi libertad escribo lo que me da la gana, y este no deja de ser un escrito irónico donde me río precisamente de la figura del emérito Borbón, de las imposiciones de la Iglesia católica y del caudillo. Tú no lo entiendes así porque ambos sabemos que antes de atacar a quienes de verdad se han reído y se ríen de ti en tu cara, prefieres mearte encima de quienes más te apoyan o han apoyado. Tu equidistancia entre quienes en privado llamas maestros y amigos/as y aquellos otros a quienes críticas pero luego en público haces la pelota es, aparte de ridícula, molesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s