Por un instante, nada

He aprendido a callar a raudales
rubricando en un muro inexistente
los años apagados de memoria seca,
o como si del vacío sucediesen vientres estériles
listos para parir en blanco papel pájaros del mal.
Al oír la no voz quiebro la sombra,
la elemental sombra que es la muerte,
y cierro los ojos a un rumor vago
de acantilados y abismo,
y me contemplo, o a ti,
inmenso espacio libertario,
tapadera géminis,
embriagado por el deseo del primer balbuceo de;
por un instante, nada.

©Gallego Rey.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s