No me preguntes cómo

No me preguntes cómo se determina el ritmo
cuando las palabras enmudecen
y el silencio, frío silencio,
culpable subsiste hijo de la verdad o la mentira.

Quizás jamás capturemos el borde del papel
donde temen las palabras al azar,
y así con todo, fríamente se suicidan.

Su desamparo hiere
oprime los dientes
hiere heridas mudas que confunden
y tocan la nada
y derraman olvidos…

Sufrir ese calvario
la sombra de ese temor
la ceguera del sonido, duele…

Duele tanto que no se mide por dolor
ni desechada razón
ni por argustia.

Simplemente, duele.

Hay necesidad de ritos que en legítima defensa
tropiezan con el silencio.

No me preguntes cómo.

©Gallego Rey.

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s