Tres poemas breves

En ese breve lapso,
como el lucero que refulge
en medio del crepúsculo,
tú y yo, absolutos,
conjugamos versos sin tinta,
tan solo amándonos.

——————————-

Cellisqueo sutil,
las sedosas nubes se rompen
en fragmentos esponjosos
desparramando corazones menudos
de muñecos de nieve.

Tirito de alegría.

—————————————

Una oquedad nos separa,
nos une sin embargo el silencio
que retumba en su interior,
el eco que quedó suspendido                                                                                                entre tu nombre y el mío.

©Gallego Rey @mareaxenaterra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s