He venido a ver la Aurora

He venido a ver la aurora
que ante mis ojos ciegos se presenta engalanada,
inmensa,
tanto, que intuyo que el préstamo de tu boca
no bastará para saciar de palabras lo que siento,
y tú,
que te vas huyendo para regresar brisa
en un formato de calma aparente
me dispersas en partículas aromáticas
que de ti impregnan las horas
que sin relojes ni aparatajes
anotamos íntimamente en la memoria,
y así,
sin más artilugios que la esperanza
nos acompañamos mutuamente,
sin sabernos cuerpos presentes,
ni duraderos versos,
ni esa calma aparente que con tanta belleza
nos describen,
como si en verdad fuésemos uno solo.

Pero sospecho que tras la eternidad
de este momento, la brevedad nos ocupe de nuevo,
e intangiblemente regresemos para soportar
con estoica resignación nuestros lugares asignados,
más allá de todo tiempo y lugar,
y la noche celebre una vez más nuestro ocaso
en espera de otra mañana de luz que nos restituya
y nos convenza que es mejor seguir luchando
que claudicar ante la aparente nostalgia
de un amor que quizás  ya se haya apagado…

©Gallego Rey.

Anuncios

6 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s