El Cuadro

He de vivir por un tiempo en abstracto y recogido, salirme del cuadro y los colores y abandonar el lienzo. Necesito la perspectiva de la equidistancia con el tiempo y la soledad, para reencontrarme silencioso contigo, saberme compuesto de materia y cuerpo para ocupar el justo lugar que en la medida me corresponda, sin acaparar más necesidad que la de amarte. Abarcan mis deseos más de lo necesario, y el precio a pagar quizás sea la frontera del espejo que en nieblas me envuelva, y cautivo ya no pueda regresar al molde para quedar en negativo retratado en la memoria del maestro pintor del cuadro.
Todo es posible en esta noche pintada; con la luna engalanada; con tu rostro en su cara oculta y el sol que amanece en el anverso de la postal que refleja mariposas engarzadas volando en mi imaginación, que se desborda creándote hermosa y doncella.
Quizás sea mucho el porvenir si no me arrepiento y por ti me extingo y abandono la figura que me retrata, y al olvido le ofrezca lo más sagrado que tengo; que es tu amor y una sospecha de que me amas, por eso en tu carta de amor desesperada escribes implorando mi regreso, a donde una vez fui tuyo, dentro de tu imaginación…

Gallego Rey. Derechos Reservados. De La Fragua Del Viento.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s