Los Invitados

Los invitados recogieron tus cenizas,
antes, gozaron inmisericordes de tu presencia.
Se danzaron hermosas melodías,
se recitaron versos inesperados,
saciaron su sed los sedientos
y se alimentaron de sueños los poetas.
Yo te retuve sobre el trono,
libre y cautiva de tu destino
hasta que el sacrificio fue nuestro
y el sol enterró a la luna.
El valle amaneció fértil,
los ríos caudalosos,
y mi pena yació moribunda en mis entrañas.
De las cenizas aún conservo el fuego,
de ti la melancolía,
pero también partí con los invitados.
Nadie quiso quedar a tu entierro.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s