El chiribitil

No hay lámparas
ni enojos
en tan poca quietud de espacio.
A intervalos nos alumbramos
con tus ojos y los míos
danzando con la canción
dónde estás que no te veo,
aunque se añore un poco el equilibrio vertical dañado a coscorrones contra el firmamento de madera y yeso.
Te amo.
Me amas.
Eso es todo.
A pesar de la morfología invisible
y los arrebatos de tempestad
en los lamentos de los perros
aullando a la luna nuestros
deseos más gamberros.
El amor es así mas ciego que nunca, en este chiribitil donde te veo con la yema de mis dedos y la punta de la lengua.
Y sabes a gloria y a la sal del sexo.
Si hubiésemos elegido la habitación grande
con los mejores amaneceres
no sería lo mismo:
tú tendrías un nombre,
yo tendría el mío,
y nos veríamos cara a cara
con nuestras insuficiencias.
Está bies así,
sin conocernos de nada.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s