Ro ro/arorró.

Con las entrañas heridas
por una furia natural,
más hombre imposible,
su cuerpo subterráneo levita,
la mirada ausente,
algo de ti en su quietud,
en esa satisfacción que lo habita
una vez quebrantado tu vientre
y con todo por venir.

Tú ganas,
también los amaneceres esperando la venida del rorro:
ro ro/arroró…

Escuchar como rueda el destino
es la esencia de la cópula
sudando en los márgenes del cuerpo a cuerpo.

Y no hay leyes que lo detengan.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s