Sereno, o la levedad del Escorpión enamorado.

Me sirve una yacija
con tu cuerpo al lado
para zumbar esta noche
la mala sombra de meses a solas.

Quiero hacer contigo
un derrumbe de amor y dolor
que el odio incinerado
– al conocernos –
en vano nos enfrentó como escorpiones, y ahora,
sereno,
multiplica el ansia de regocijarnos
como en la guerra;
sin marcha atrás;
carne contra carne,
sin treguas ni rendiciones.

Una yacija
y mis propias tinieblas con tu luz,
me sirve,
y como acabado de nacer tu cuerpo elevando delirios;
atronando como un volcán
que escupe lujuria y humedad
arrastrando consigo
mi propio cuerpo;
enclenque;
intruso;
ganándose cada extravío de tu aliento y el derecho a diluviar
en tu vientre el curso
de una nueva vida.

Luego,
cuando amanezca la oscuridad,
déjame en la yacija como a un muerto a la orilla del paraíso,
y vete llevándote contigo
mis cenizas y el recuerdo.

Gallego Rey. DERECHOS RESERVADOS.

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s