Te extraño

Ya no queda nada de ti en mis tinieblas. Me quedé solo enredado en tus oquedades hasta que la luz se inclinó ante el desorden imposible de tu cuerpo dado al desastre. Luego tañeron las campanas de la Iglesia donde celebraron con júbilo el silencio de los resquicios apaciguados de tu voz; y las sombras al huir de los ángulos y las paredes derramaron vacíos acordes al momento.
Te extraño.
Ya nada se desborda en mi mirada cuando te miro sin encontrarte.
Será que el vértigo me va deshabitando mientras corro tras de ti. Sin alcanzarte.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s