Ese dolor completo

Yace la luz incierta y moribunda del ocaso en lo intruso de tu contorno de ángel. Volverás. Volverá tu sombra a intentar moldear mi memoria arrastrando consigo, en vano, el miedo donde sucede tu paz trágica. Pero ahora ya no hay espacios que alcancen apenas para sostener en mis grietas tanto desvarío revuelto. Mis rojos labios danzarines ya no se encienden por tu boca, a su paso gotean sonoros besos ajenos que no fueron; ratones cazando gatos. Y ese gemido de pájaro que ansía vulnerar los límites de la prudencia. ¡Qué obsesión!

No me posees para amar, y yo no tengo tiempo infinito para habitar ese mundo donde me destierras sin ternura ni piedad, ni habitaré cada vientre, cada dolor de abandono que tú con calculado desdén siembras en carne ajena. En mí ya no hay treguas para elegir quererte o adorarte, el único recuerdo que conservo en tu honor es el de cómo te he olvidado: ese dolor completo.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

10 Comentarios

  1. Permíteme nombrar ésta imagen…
    No me posees para amar
    y yo no tengo tiempo infinito
    para habitar ese mundo
    donde me destierras sin ternura ni piedad…

    En verdad me encantó por completo este poema donde el desamor es desgarro puro.
    Gracias por llegar hasta mi, ya que me hiciste venir aquí gratamente.

    Un saludo.

    Yayone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s