El Hombre Fuerte

El hombre fuerte condujo sus tropas                                                                                              hacia el abismo, al otro lado,
su reverso aguardaba agazapado                                                                                                    en la geometría del espejo.

Los enterradores medían a ojo el botín                                                                                  mientras se desataba la tormenta
y los astros contemplaban atónitos tanta barbarie.

La guadaña medió en el empate para                                                                                            conceder la derrota a los contendientes                                                                                          y así el abismo se vio colmado:
sobraron tantos, que las alimañas                                                                                    vomitaron exceso de por vida.

Ni el abismo era frontera suficiente,                                                                                                ni cabíamos todos.

Gallego Rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s