No sabemos medir el precio del tiempo

No sabemos medir el precio del tiempo.
No podemos.
No sabemos mirar atrás más que en el lecho póstumo de nuestros días, y el esfuerzo por engañarnos a nosotros mismos es la gran obra de nuestras vidas,
si vidas son desgranar los días con apatía desnudando al árbol hasta hacerlo solo tronco.
Desposeámonos pues de nuestras almas atormentandas
liberándonos del peso de nuestras conciencias, y olvidemos el dolor convirtiéndonos en rocas.
Tomemos pues con calma el elixir de la muerte, porque no sabemos medir el precio del tiempo.
No podemos.

Gallego Rey. De la Fragua del Viento. Derechos Reservados.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s