Mi dulce Geiko

Mi dulce Geiko,
a la luz de nuestra locura
hay tanto amor que nos embriagamos sin exigencias.
Necesitamos la ilusión del tiempo,
la belleza pura,
levitar besando el círculo del azar
con tu voz sanando mis heridas,
con mis manos aullando a tu puerta…
Así completamos la memoria del té y nos sucede el Aikido que se desborda en dulce pecado tatuado en tu piel y en la mía.
Y nos amamos, mi dulce Geiko,
y nos amamos…

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s