“Outro vasiño de aguardiente”

Decididamente, he tomado la decisión de no morir. Nunca. Me produce hastío pensar que pasaré la eternidad vagando por ahí, de un lado para otro con una cadena al cuello asustando a viejas y niños. Definitivamente, no. La muerte para quien la quiera

– ¡Pero Pepiño! Si la muerte es lo mejor de todo.

– ¿No me digas?

– ¡hombre! ¿No pensarás vivir para siempre, dando por saco de aquí para allá, sin pegar palo al agua? Eso sería incluso peor que lo de la muerte y la Santa Compaña. Porque servidora ya sabe que esto no son más que chorradas, y que todos nos moriremos algún día, que si no…

– ¿Que si no, qué?

– Nada, nada. Que Dios se apiade de quien tenga que soportar sobre sus hombros semejante rueda de molino, pero yo, por si las moscas, le encenderé a San Eustaquio una vela para que no permita que tenga que aguantarte para los restos, que con una vida vale, y tampoco está una para tantas tonterías.

– Pues nada, mujer, tú muérete cuando quieras, yo aguardaré a mejores tiempos, si es que decido que algún día me llegue la hora. Por lo pronto, tráeme “outro vasiño” de aguardiente, que este frío me está matando, y no hay vivo ni muerto que lo resista.

Gallego Rey. Derechos Reservados. Publicado originalmente en otro blog el lunes 7 de Septiembre de 2009.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s