Cincuenta años

imagesLe resultaba curioso, pero jamás había peinado a ninguna de sus dos hijas, ni a ninguna de sus  nietas en toda su vida. Los hombres de su generación no se ocupaban de las tareas domésticas, incluido el cuidado de los hijos o nietos, quehacer exclusivo de las mujeres. Eso no se discutía antes, al menos. Y ahora, a sus 73 años, parecía un experto peluquero peinando los cabellos blancos de su dama, la mujer que lo había acompañado en sus venturas y desventuras desde los 23 años. Había llovido…

Ella, sentada frente a un espejo de marco pretérito, quizás incluso del ajuar de boda, se veía reflejada con ojos ciegos, viendo sin ver. Era terrible aquella enfermedad, pero al menos lo tenía a él, que a la vejez se había convertido a la fuerza en un aceptable amo de casa y su cuidador las 24 horas del día. Había aprendido incluso a cambiarle los pañales y a bañarla, maquillarla y alimentarla como si fuese un bebé de tamaño anormal. Lo tenía a él, se repetía mentalmente.

Las manos empezaban a temblarle, y también comenzaban los lapsus de memoria, aunque el Doctor le había dicho que era lógico a su edad. Sus hijas vivían en el extranjero, como quien vive con sus padres enterrados y mandan flores al cementerio por el día de todos los santos, sólo que en este caso, tocaba recibir la limosna de cariño y preocupación mal fingida por navidades, y algún cumpleaños. Así es la modernidad. Las nietas tampoco recordaban tener esos abuelos en sus agendas sociales. Pero lo tenía a él, se repetía una y otra vez.

Estaba especialmente guapa esa mañana, con los labios mal pintados por él y colorete disperso por sus marmóreas mejillas. Estaba guapa para él, que la veía siempre hermosa y radiante, aunque no quedase de ella más que una intención se ser y seguir siendo. Mientras lo tuviese a él, seguiría siendo bella, se dijo, mientras una lágrima se escapaba de sus ojos cansados de mentirse. Mientras su corazón llenaba el tope de latidos de una vida entera y se desplomaba en el suelo, muerto sin decir adiós . Y ella lo veía todo sin ver nada al otro lado del espejo, sonriendo porque él la había pintado así, días atrás, cuando ya no había necesidad de cambiar más pañales, ni bañarla ni darle de comer.

Cincuenta años es mucho tiempo como para quedarse solo a resistir a la muerte.

Gallego Rey.  Derechos Reservados 2016

Anuncios

17 Comentarios

  1. La vida es un misterio, y las acontecimientos que nos van sucediendo a medida que envejecemos, nos van llegando más profundo, pero algo nos enseña también la vida, siempre terminamos aceptando lo que sucede, y comenzando de nuevo, siempre hay algo que nos impulsa a seguir, un afecto, una mascota, un hobby, un sueño…porque nunca hay que dejar de soñar, nuestros sueños son el faro que nos guía en la mayor oscuridad, y cuando el dolor mengua un poco en nuestra alma, la vida nos espera, siempre nos espera…y eso es lo que vamos a ver sólo eso, La luz del faro que nos guía, no temerle a los acantilados que nos pueden destrozar, solo la luz nos guía para evitarlos…abrazos

  2. Me ha dolido el alma, pues pienso en lo hermoso de ese amor, la desdicha de ese hombre que por ella cambió, lo daba todo por tenerla cómoda y bella, lamentablemente le llegó ese adiós. Seguro ella lo esperará en el cielo, mientras enjugara sus lágrimas convirtiéndose en suave y cálida brisa.
    Sabes, creo que si se goza de tener padres, debemos disfrutarlos y amarlos hasta el último momento.
    Feliz semana para ti, gracias por compartir letras tan hermosas.

  3. ¡Es tan triste la vejez y la soledad que la acompaña! La ingratitud y el desamparo de unos hijos que en su día lo fueron todo y lo colmaron todo hace más amargo ese final irremediable que nos aguarda en la oscuridad de un recodo de cualquier camino.
    Tu relato remueve cenizas que creía que habían dejado de ser rescoldos.

  4. En el mundo el amor ya no es lo que era. Esos amores incondicionales para toda la vida pertenecen a la época en que las personas y las relaciones no eran de quita y pon. Y con el amor y la responsabilidad del cuidado de los padres igual que ellos nos cuidaron a nosotros sucede lo mismo.
    Preciosa y profunda entrada, esperemos que las personas y el amor recuperen su lugar en el mundo. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s