Café amargo

Bailaré contigo
contra el frío y la noche
extrañando su cuerpo
como si mía fuese
esa mirada que me desborda
al entregarme a la memoria
de la virginidad profanada.

Ya no llueve igual
en mis desvaríos,
me quiebra su abandono,
y el café amargo me vuelve vacío
enredado al huir de mi desesperación.

Ojalá exista un reverso
en el destino
donde se rompa su ausencia.

Ya no me importa como.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s