El hombre bello

* Dedicado a todas las mujeres maltratadas por sus parejas.

El hombre bello se irguió sobre si mismo, hercúleo, miró en torno suyo sin ver nada porque tus ojos ya no estaban en su retina.

Se escaparon tus besos hacia otros cuerpos y las caricias pertenecen ahora a otros.

Le duele.

El hombre bello se sintió deshonrado, confundido.

El sol esculpía su cuerpo perfecto
pero el hombre bello tenía frío,
tu cuerpo ya no estaba allí para cuidarlo. Tu cuerpo ahora es tuyo.

Ausencia.

El hombre bello envejeció de golpe en el momento en que tú rejuvenecías ausente de él.

Liberación.

El hombre bello quedó ahí, petrificado en el camino esperando tus pasos, solo.

Olvidado.

Quizás el hombre bello no tendría que abofetearte aquella vez…

Ni nunca.

Gallego Rey. Derechos Reservados. De La Fragua Del Viento.

Anuncios

9 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s