Un poema en galego: A terra que nos doe

Xurdenme esquecementos
que falan por si mesmos
coma a xustiza pola man
para esnaquizar a tolemia
das àrbores que se queiman
nun sol que non é o seu
sen a máis mínima queixa.

A miña patria grande làteme
no peito, no mesmo centro dun Carballo empequenecido que arde tamén pola mesma man xusticieira.

Non hay inxusticia màis xusta
que voltar os ollos atrás,
e lembrar a semente que nos fixo,
e logo ser àrbore onde se queira,
màis coas raíces sempre apuntando a terra que nos doe.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

4 Comentarios

  1. Pienso que el lamento del árbol quemado debe ser profundo…
    como el del resto de seres vivos que pierden la vida en un incendio.
    Quizás tu poema sea una forma de lamento de aquellos que lo padecen en ¿”silencio”? Tu empatía lo expresa, lo traduce,de forma poética. Para mí un bosque siempre habla, solo hay que pararse a escucharlo.
    Qué indescriptible sensación caminar por un campo quemado…
    yo no encontré palabras para expresar esos sentimientos. Pero sé, siento, que una parte de mi también se va…

    Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s