Soliloquios

Me revelo ante las sucias palabras que se pronuncian en vano girando mis talones para reconducir mis pies hacia el principio de mi camino, de donde vengo y hacia donde voy en silencio, como si me hubiese comido la lengua el gato que come todas las lenguas.

¿Y qué? Cada uno silencia sus miedos y fracasos como le dé la gana. Yo a los míos los alimento con la pasión de la indiferencia.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s