Mudo

Por el aire una voz lírica
me llega estremecida,
que en mis labios choca, abandonada,
que nada ha venido enhebrado así
que no sea tan frágil como estar
a solas, sin cuerda en el mecanismo de las palabras,
ni otros fingimientos.
Orbitan así, en rededor mía,
las voces de los sonoros vientos,
qué extraño es escuchar
como gotean los resquicios
de sus memorias sobre mi tejado,
tanto, que me quiebro como el espejo ante la nada,
o el árbol caído en silencio.
Mudo, siempre a solas,
revuelvo folios con letras
y no logro hablar.
De seguir así dejaré huérfanos
a los rumores que habitan en mi alma; el silencio impregnado en cuatro paredes; alguna declaración de amor a la intemperie,
y quizás mi nombre sin pronunciar
y un poema en la mirada,
como una rosa rota
sin la belleza diaria de quien escucha brotar la alegría pintada en el eco de una voz lírica,
que por el aire le llegue,
acompañada…

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s