Ausencia

Me traen júbilo tus manos
y tengo miedo;
me aprietas demasiado
con tu voz dactilar
auscultando mi desnudez.

Por eso estrecho el ruido
de tu alborozo y apago
la luz de tu presencia.

Pero es imposible
quedarse a solas
en la quietud de tu ausencia.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

12 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s