Miedos (Definiciones III)

Se prolongan
en la conciencia
como la espina en el rosal
y trascienden
sin creación ni compasión.
Intrusos, se ofrecen en el dolor
y nos entregamos a ellos
eludiendo la serena soledad
de nuestro yo interno.

Quizás nos
desborde tanto
empeño en salir
indemnes de la vida,
sin un mísero rasguño
que llevarse a ultratumba.

Gallego Rey. Derechos Reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s