In Memoriam

El hogar quedó repleto con ese vacío que sólo deja los seres queridos cuando lo habitan y fallecen; con esa ocupación irracional de todos los espacios y recovecos, olores, sabores y recuerdos de quien cumple con su itinerario, y llega a su hora en punto al final de su trayecto, inundàndolo todo con su no presencia, haciendo que algunos pacientes en espera caminemos durante un tiempo, incluso a veces para los restos, con una pesada losa adherida al alma, y otros, con una calma sospechosa de ser mitad tristeza, mitad melancolía.
La vida juega así sus cartas, en un juego convertido en bucle de dónde sólo habremos de salir para ocupar nuestro propio habitáculo de múltiples memorias y lágrimas quedas, o a modo tendido, vertidas por otros, por quienes esperen su hora…

A mi princesa y niña, Kora, fallecida el día de ayer, en mis brazos, después de una década de compañía y amor incondicional donde nos ha llenado la vida con alegría y felicidad. Descansa en paz, mi amor.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Anuncios

6 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s