Desnudez

Desnúdate de mí sin reproches
pues tengo el corazón fatigado
y sin vendas los ojos.

Me está esperando el invierno
y pesas mucho
cargada a mi espalda.

Adiós babilónica esencia mía,
me voy eludiendo la soledad
a ver cómo es el vuelo de tu desnudez.

Gallego Rey. Derechos Reservados

Anuncios

El enfado

Cuando me veo titilar en la noche
plagada de estrellas, cual si
hubiera muerto, te diría
que soy como otro yo
necesitado de la verdad a modo
de camarada de mucha gente,
más o menos nada,
como el silencio que habla
y se levanta bullicioso
a beber de la necesidad
insípida y parca de la muerte.

Luego, se me pasa el enfado.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Espontáneo

Cuando el tiempo me duela
en carne viva y dios vagabundee
por entre el infierno de mis miserias
y los gusanos atroces crezcan
alimentados por mi alma yerma
presentiré que mis heridos florecerán ordeñados por la tempestad, como un milagro,
y de sus pechos brotaràn los laureles como del río brota el agua,
y entonces no sabré si soy gélido
o veleta, o un arrebato que
contempla las flores de antaño
y al contemplar presienta,
izando el ánimo,
que soy tanto como yo;
un eco fantasmal equivocado,
sin salir de mí,
espontáneo.

Gallego Rey. Derechos Reservados