Dios es un alma herida

 

 

Dios es un alma herida
como la de un perro abandonado;
un lamento que brota fúnebre
trazando círculos en torno a su creación,
compadeciéndose como un corazón cualquiera, como si acaso la muerte
con toda su parafernalia
le seduzca invitándolo así a la locura
de metamorfosearse en humano
para soñar con ser Dios,
y adorarlo,
y temerlo,
autopersuadièndose de que volverá
a renacer en sus brazos, florecido;
un ángel como una alucinación…

Qué catástrofe si Dios también
se volviese así de loco,
porque ya solo nos quedaría
el imprevisible azar
en un mundo que pide calma
y tenerle miedo para seguir fingiendo
que sin él (Dios) no somos nada.

Gallego Rey. Derechos Reservados ©

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s