Era un trago la noche*

Era un trago la noche
leyendo a los clásicos,
el exiguo destello de una
pobre vela sobre tanta sabiduría
iluminaba, y era cada párrafo,
como el vino a la sangre
alegría embriagadora.
Luego, llamó el alba a maitines,
y ebrio de conocimiento
fuíme de la oscuridad a la luz;
exhausto de cuerpo,
más con la mente viva
por la lucidez que otorga
el remedio que alivia de la
ignorancia, más no la cura,
porque locura ha de ser saberlo
todo, y despojar a la noche
de su fascinante esplendor,
que me llama a morir sabiendo,
como polilla en su luz

©Gallego Rey
*Publicado originalmente bajo el pseudónimo de Ventura Panisse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s