Allegro ma non troppo

“…La tarde es para cantar
la noche para escuchar
la música de las estrellas…”

Los ojos en el cielo clavados,
el cuerpo firme, como un árbol
sobre el naufragio del tiempo,
la noche que cae, plácidamente,
pasa la vida silbando,
un viento cálido la corteja,
en su pecho un motor traquetea,
desperezándose, recién resucitado,
soy yo, parado ante la lucidez
del caos y sus mitos,
esperando el fin de la muerte
que se va asomando como el tallo
que emerge de la raíz y se libera 
para sostener luciérnagas en el firmamento.
Quiero salir de mis venas
a escuchar las estrellas,
que entonan un himno quedo:
Allegro ma non troppo,
lanzado a mí, que soy una isla 
dentro de la agonía del mundo 
que no escucha a la noche, 
y es todo ruido, y se rompe a sí mismo
sin ser feliz ni desgraciado…
Allegro ma non troppo,
y todo en mí se agita 
entre el cielo y la tierra,
en este instante,
en este cuadro inmóvil.

©2020 Gallego Rey 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s