Retales de algún momento de lucidez (texto que ni me acordaba que tenía guardado)

Todos somos sin saberlo despojos alimentados de lo que nos dejan los desolados difuntos. Y sin embargo, los alaridos de cólera o de dolor, la historia dilapidada, las dentelladas de los locos y los tontos, el cadáver del padre, el cadáver del hijo y todos los cadáveres son sin remordimiento nuestro alimento. Porque el hombre es peor que las hienas y mata por nada, despojadado de piedad, aún saciado su estómago, con todo el poder criminal que otorga la demencia de creerse inmortal en un mundo donde la parca iguala en los cementerios a unos y a otros. Y dios perdona. Porque no es tan fácil condenar a morir en la misma soga de otro muerto como fácil es dejar matar por nada, sin rencores, por pasar el tiempo…

©2020 Gallego Rey

Ilustración de la entrada: darksouls1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s