Historias de Galicia.

Lembranza:

La lluvia sacudía con fuerza el tejado de la casa, en la calle, los charcos iban acumulando en su espacio los futuros océanos que surcarían los bucaneros imaginarios de nuestros hijos. Los perros y las aves de corral se acurrucaban como podían en sus guaridas artificiales, y las vacas rumiaban con lentitud los bocados de hierba “na corte”*, a sabiendas de que la lluvia había llegado para quedarse para largo y las prisas no eran necesarias. Mi mujer horneaba pan. Olía a rico. Hoy quizás comamos un buen cocido con su caldo y bebamos un buen trago de vino de nuestra cosecha. El otoño había llegado y eso que solo estábamos a finales de agosto, pero el abuelo Pedro y la abuela Dolores nunca se equivocaban en su predicción; este año se hará largo el mal tiempo, decían sin parar, y todos sabíamos que si los más viejos lo decían entonces sería cierto.
Por la corredoira* subía la tía Josefa con un cesto de millo* sobre su cabeza, la lluvia parecía no importarle mucho a esa mujer que en el fondo, era lo que más había visto en toda su vida; ver llover. 
A la altura “do cabás”*se detuvo un instante para rezar su letanía enfrente “do cruceiro” *, del cual contaba la leyenda, que el mismo diablo había intentado seducir en ese mismo lugar a una joven doncella, y al verse rechazado, juró permanecer allí eternamente para espantar a los caminantes en venganza por la afrenta, por eso, los jesuitas habían puesto allí esa cruz de piedra, para proteger a los caminantes del peligro del hombre del rabo. Yo creo que la historia no es más que mitología pero callo. A los viejos no les gusta que se dude de sus cuentos.

Los quicos* que tenemos por la casa parece que se han percatado de la llegada de la tía con el cesto de millo*, y no será porque el hambre les apriete mucho el estómago, sino más bien porque saben que la tía siempre les deja una ración extra de regalo. ¡ animaliños*!, se podría decir que menos por el habla son tan listos como las personas.
Un relámpago cruza el cielo que a estas horas ya es más negro que gris. La tormenta buena de momento está lejos, pues los truenos no se dejan oír. Los árboles se retuercen preocupados ante lo inminente de los acontecimientos , o quizás solo lo hagan para desperezarse de tanto sopor veraniego.¿Quién sabe? En Galicia todo puede ocurrir, incluso que la Santa Compaña se te cruce en el camino. Pero hoy tal como está el día no creo que a los muertos se les dé por andar por ahí tocando sus campanillas y asustando a los incautos que se crucen por los caminos.

Hoy es día de lareira* y de contar historias al calor de una buena lumbre, y eso a los muertos también les gusta.


Na corte- La palabra corte se utiliza en Galicia para definir el lugar en donde se guarda a las vacas, na sería traducible como en la. “En la cuadra!
Corredoira- En castellano calle de tierra o camino rural.
Do Cabás- Cabás se traduce al castellano como hórreo, pero esta es una palabra que solo se utiliza en determinadas zonas de Galicia, por lo tanto esto se traduciría como; A la altura del hórreo.
Millo- Maíz.
Cruceiro- Cruz de piedra que se coloca en cruces de camino o en aquellos lugares en dónde se cree que se aparece el demonio.
Animaliños. Animalitos.
Quicos- especie de gallina pero mucho más pequeña.
Lareira- Parte de las casas gallegas en donde se mantenía el fuego y que hace las veces de cocina y lugar en donde las personas se juntaban al calor del fuego para contar historias, etc.

9 Comentarios

  1. Es una pena, pero como si la crisis lo invadiera todo, hasta hay crisis de lluvia. Ya no llueve como antes en Galicia, el país de los mil ríos y en verano pasaremos sed. Santiago de Compostela ya no puede decir que es donde la lluvia es arte y los días lluviosos y melancólicos mirando a través de los cristales empañados por el calor de la lareira, se convierten en tierra endurecida por la sequedad y las xeadas* (heladas).
    Me encantó este relato que me recordó a los otoños e inviernos con el orballo contínuo en la cabeza.

  2. Me sorprende su escrito. Mira, ve, piensa en lo que ve, recuerda, lo relaciona con otros sucesos de antaño… Creo que eso es literatura en estado puro. No esa forma, ahora tan en boga, de poner mil adornos sin venir a cuento y sin decir nada.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s