A degüello: la profecía del hombre muerto

Al clamor del asombro
sobrevendrá la apatía
y los monstruos de las sombras
habitarán en el insufrible dolor
de nuestra derrota,
y caerán sus máscaras
de candente plomo
como cae la flor del olvido
sobre nuestros ojos,
y volverá Diciembre con su agonía
de crucifixión a resucitar
a este apócrifo occidente
hijo de un simulado Uróboros,
y valdrá su precio de treinta
monedas de plata que los
ahorcados traidores
nos vendan al peso,
aunque no consuele saber que
también morirán los
poetas canallas que escupen
su disconformidad desde
sus trincheras de terciopelo
mientras el sarraceno toca a degüello
esperando el momento de amortajarlos
con sus vacíos versos.

© Gallego Rey

Anuncios

El demente dormido

La noche me atraviesa clara
mal hiriendo mi demencia,
rompiendo mi soledad
que ya no es una dimensión
invulnerable donde resguardarse
de la soledad. Y me estremezco
ante este anochecer tan diáfano
que me desnuda de máscaras
y me viste de cordura.
Impropio de mí es este resucitar
como un no sonámbulo,
amenazando con quedarme
a vivir entre los cuerdos,
aunque quizás solo sea
un solsticio pasajero;
la llamada a la adoración
de mis fieles recuerdos
que me despiertan para honrarme
con el sacrificio de un momento
para recordar, antes de regresarme
al templo oscuro del olvido
y volver a ser nadie cabalgando
a lomos de la locura.

Gallego Rey. © Derechos Reservados.

Un cadáver vivo me observa

Un cadáver vivo me observa;
los dos habitamos el mundo
como el aceite habita el fuego,
acoquinados el uno del otro.
Al trasluz,
como en un espejo de sombras
improvisa mis gestos
y yo le contesto con la lógica
de la oscuridad.
A cara descubierta no me
atrevería a tanto;
cualquier estallido de luz
inclinaría la balanza hacia
su mirada sin fondo
y mi vida se rompería como
el mecanismo de un instante
que se detiene por nada
o el vacío de un charco
que añora las gotas de una
lluvia que nunca existió.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Balada triste de un suicida cuerdo

La gente me habla con                                                                             las bocas cerradas                      y yo los saludo                                                                   con los ojos abiertos porque mi miedo se ha marchado                                                      hacia otra vida                       para cruzar las puertas del Edén,                                                                            calle abajo,                                                                        mientras el viento canta miseria demasiado tarde                                                                 sobre los cristales rotos.

Miseria,                                                                                             y que se joda el tiempo sobre mi cadáver nuevo                                                                     navegando en la sal de la herida que os duele,                                                                              hijoputas,                                                      compañeros de mi soledad.                                  Porque vosotros sois las manos                                           manchadas de mi sangre;                                                                                                      el nudo en la garganta                                                            y yo el adusto muerto al que canta el viento miseria,                                                                    demasiado tarde,                                                                            sobre los cristales                                                                              rotos de mi soledad.

Gallego Rey. Derechos Reservados.

Cuál es tu dedo en mi llaga

dedo

 

 

 

 

Como si le debiese algo más que la vida
y cobrar quisiera con intereses
esta deuda hecha cuerpo
sigue arremetiendo contra mí,
el tiempo,
con sus días desolados que pasan
despacio, y también los que van rápido
en su reloj que aún sin cuerda
no se niega a recordarme
la postrera hora que ha de llegar
como el dedo llega a la herida
de quien vivo espera la muerte
preguntándome cuál será en mi llaga
el último en señalarme el fin del camino:
si el anular para casarme a la parca
o el corazón para mandarme a la mierda.

Gallego Rey. Derechos Reservados