Rajoy y el vaso Canope.

Vaso CanopeDecía Diógenes de Apolonia, filósofo herético del siglo V antes de Cristo, que nada puede venir de nada; Ex nihilo nihil fit.

31 personas en términos totales son las agraciadas con un puesto de trabajo en el mes de agosto pasado. Enhorabuena a los premiados. Así con estos datos, el gobierno de España nos lanza un mensaje de claro optimismo. España va bien.

El paro en España ha disminuido en los primeros ocho meses del año en 149.940 personas, mientras que el desempleo registrado se ha elevado en 73.149 ciudadanos y, la Seguridad Social, en Agosto pasado, ha perdido casi 100.000 afiliados. Si contrastamos los datos de Agosto de 2012 a Agosto de 2013, resulta que se han destruido unos 568.000 empleos en ese periodo.

Mariano Rajoy y su gobierno nos ofrece pues, a tenor de los datos y su increíble visión de los mismos, un paisaje “amigable” donde el vaso está medio lleno. Estamos ya, según nos cuentas ellos y sus voceros afines, en una situación de clara recuperación económica…

El vaso de medir de Mariano y Cía es, sin duda, un vaso Canope, recipiente donde se guardaban los órganos internos de los momificados en el antiguo Egipto. Será por eso que ya lo ven medio lleno…

Pero medio lleno con nuestras vísceras, nuestros sufrimientos y un futuro para la mayoría del común de los mortales que no es nada halagüeño.

Si atendemos a que el paro real en España se sitúa por encima de los seis millones de personas, necesitaríamos crear medio millón de puestos de trabajo netos al año durante ocho años, para al menos situarnos en los números de antes del comienzo de la crisis. Todo un reto si tenemos en cuenta que nunca antes lo habíamos conseguido, ni aún a las maduras…

Nos lo dicen y nos lo cuentan, pero al contrario que en el dicho de: venceréis pero no convenceréis, aquí ni vencen ni convencen. Y no vencen ni convencen porque no utilizan el ejemplo del vaso medio lleno medio vacío al uso, sino un vaso Canope en donde con esmero van guardando lo mejor de nosotros con el fin de momificarnos a la mayoría en espera de tiempos mejores, donde nos prometen vida eterna en el Edén de los ilusos.

El Código Manú asegura que el Veda es el principio y el verdadero sentido del Universo, existente por sí mismo, inconcebible para la razón humana, que no puede apreciar su extensión…

Aquí, a día de hoy, en los códigos de los mortales de a pie, lo que no se concibe es la extensión de la nulidad de este gobierno, que es la continuación del principio y verdadero sentido de esta crisis actual iniciada años atrás por otros que, como estos, no valen ni el aire que respiran.

Tendríamos que agenciarnos nosotros de unos cuantos vasos Canopes, porque los cerebros de tantos inútiles en el gobierno requieren de embalsamamiento, y posterior entierro en algún lugar recóndito, a donde nadie tenga accesibilidad por siglos. Es lo menos que podemos hacer por ellos en devolución de lo que ellos hacen por nosotros.