Dios es un alma herida

 

 

Dios es un alma herida
como la de un perro abandonado;
un lamento que brota fúnebre
trazando círculos en torno a su creación,
compadeciéndose como un corazón cualquiera, como si acaso la muerte
con toda su parafernalia
le seduzca invitándolo así a la locura
de metamorfosearse en humano
para soñar con ser Dios,
y adorarlo,
y temerlo,
autopersuadièndose de que volverá
a renacer en sus brazos, florecido;
un ángel como una alucinación…

Qué catástrofe si Dios también
se volviese así de loco,
porque ya solo nos quedaría
el imprevisible azar
en un mundo que pide calma
y tenerle miedo para seguir fingiendo
que sin él (Dios) no somos nada.

Gallego Rey. Derechos Reservados ©

Espectros ( definiciones X )

“…Suave como el peligro atravesaste un día con tu mano la frágil medianoche…”

Leopoldo María Panero.

Los espectros no soportan la luz
se ocultan en nuestra oscuridad
acabado el banquete de sus vidas
sin mirar a otro lugar
que no sea atrás
vestidos solo con un traje
hecho a medida con el dolor
que adquirieron administrando dolor.

Y no se cansan nunca de susurrarnos dentro de nuestras conciencias. Ni nos olvidan.

Gallego Rey. Derechos Reservados.